menú principal

Los 7 rayos


Un despierto puede ser una persona de estratos muy humildes, pero no necesariamente tiene  que ser un desposeído. A los despiertos se les puede encontrar en todas las clases sociales, razas, en todos los niveles culturales, grupos religiosos, edades cronologicas y en todas las áreas geográficas del planeta.

Su concepto sobre la forma de vivir, su conducta y lo que deben hacer puede estar más allá de lo que normalmente la mayoría interpreta como el bien y el mal. Desde luego que todo depende del rayo,  tipo de  actividad,  función o la  misión   que   le corresponda en la vida.

Tienen sus propias reglas, normas y principios, no obstante, tratan siempre de respetar la de los demás. Aprecian enormemente el valor de la vida, pero no le tienen miedo a la muerte. No justifican ni condenan las acciones y debilidades de nadie ni sienten remordimiento de los que hacen.

El nivel de comprensión del mundo que los rodea los libera del fanatismo y de identificarse con los problemas de la vida. No le hacen mal a nadie, ayudan a todo el que pueda y contribuyen a que todo a su alrededor mejore.

De acuerdo al tipo de despierto pueden llegar a experimentar estados de conciencia con elevados niveles de inspiración, percepción y comprensión. Pueden ser miembros activos de cualquier religión o no pertenecer a ninguna.

Dependiendo del rayo o tipo de actividad a la cual pertenezca, cada despierto se desempeñará en forma muy diferente, para cumplir con su responsabilidad o función dentro del plan general de  divino. De igual manera podrá adoptar un tipo de conducta impredecible o poco convencional para lograr su objetivo, por tal motivo, ninguno tratará de imitar a otro ni adoptar posturas prefabricadas.

El despertar nunca puede ser lo mismo para los espíritus que pertenecen a los diversos rayos que determinan las funciones, actividad o  responsabilidad que debe cumplir el espíritu encarnado, una vez que despierta. La interpretación del despertar puede variar más aún cuando algunos despiertos pertenecen a un rayo en particular, pero están muy influenciados por otro rayo en segunda instancia.

Por otra parte son altamente independientes  y no les interesa complacer ni impresionar a nadie. Reflexionemos un poco sobre, los siete grupos de actividad o responsabilidad en donde está inmersa toda la humanidad y también el universo entero. Algunos le llaman a estos grupos de actividad, los siete rayos. Ellos son los siguientes:

El Rayo del amor.

El amor está relacionado con la armonía.  El universo entero tiende a estar siempre en armonía. Lo que no armoniza es obligado a armonizar. Son incontables los que pertenecen a  este rayo. Se les pude identificar fácilmente porque son siempre muy amorosos, cordiales, bonachones, carismáticos, filántropos, humoristas, pacifistas, tolerantes,  sacrificados.  Son muy buenos orientando y enseñando con el ejemplo y   algunos se podrían considerar  santos en el sentido estricto de la palabra.

El rayo de la fuerza

El rayo de la fuerza  o de la guerra como la llaman algunos, está relacionado con el cambio, la muerte, la confrontación.  En el universo nada es estático, todo está sujeto a cambios, a transformaciones. Entre los que podemos encontrar dentro  de  este grupo están los militares, policías, soldados, deportistas,    políticos
Un despierto del rayo de la guerra difícilmente podrá desempeñarse igual a uno del rayo del amor y viceversa, y en estado de conciencia dormida siempre están en oposición.

El rayo de la ley

El universo entero está regido por leyes y principios. Por lo tanto, podemos deducir que tanto entre los dormidos como entre los despiertos hay miles de adeptos al rayo de la ley. En el plano físico del planeta los podemos identificar desempeñando funciones de abogados, jueces, fiscales, autoridades.

El rayo de la medicina     

El universo siempre se está regenerando  y  restaurando. Dentro de este grupo podemos encontrar a los médicos, curanderos chamanes, brujos, enfermeras, sanadores, paramédicos, veterinarios, otros.

El rayo del conocimiento 

Todo sistema es un universo de conocimiento, esperando ser descubierto y  revelado. Los encargados de cumplir con estas funciones son: escritores,  artistas,  periodistas,  científicos,  investigadores,  maestros,  profesores, otros

El rayo de la organización

El universo es un ente estrictamente organizado, así pues, también necesita un grupo especializado que le dé seguimiento y  mantenimiento a esa organización. Entre las huestes  de este rayo está   un  grupo muy  importante  que   siempre  existe    en  toda comunidad  por muy primitiva que sea, ellos son: los comerciantes, industriales, dirigentes, líderes, administradores, organizadores, otros.

El rayo de los servidores

Finalmente, existe un grupo que representa la gran fuerza de trabajo quienes colaboran directa o indirectamente con los seis rayos anteriores sin llegar a tener relevancia  de ningún   tipo. Por ser el grupo más numeroso  cuenta  con mayor número de despiertos. A ellos  puede resultarles más fácil no identificarse con la vida  y lograr el verdadero objetivo de la existencia: despertar para servir de manera consciente.

A este grupo no le agrada complicarse la vida con teorías, principios, leyes, conceptos científicos y  filosóficos de ningún tipo. Tratan de vivir de la manera  más sencilla posible. Con relación a este libro es muy probable que solo les agrade y comprendan el capítulo primero quinto y sexto.

Dentro de este grupo encontramos a las amas de casa, recogedores de basura, los plomeros carpinteros, limpia botas, mensajeros, trabajadores de cualquier industria o comercio, vendedores ambulantes  y a todos los servidores más humildes que podamos imaginar. Ellos solo desean ser amables,  cordiales,  bondadosos, considerados, alegres, respetuosos, responsables y bañar con su energía positiva a todos aquellos que están a su alrededor, para poder SERVIR CONSCIENTEMENTE   y cumplir con su misión en la vida. 

Realmente para despertar en estos tiempos no es necesario ser un científico,  filósofo o intelectual. Recordemos que para respirar y beber agua no es necesario conocer todos los secretos de estos dos elementos. De igual manera, para que funcione nuestro sistema circulatorio, digestivo y cualquiera de los otros sistemas u órgano de nuestro cuerpo, tampoco es necesario conocer su existencia.  

Normalmente resulta fácil identificar a una persona cuando pertenece a un solo rayo, sin embargo,  en algunas oportunidades un individuo puede pertenecer a un rayo en primera instancia y tener a la vez gran influencia de otro rayo.

Sería    extraordinario    que   todas    esas   personas   talentosas, profesionales y trabajadores,   que    se     desenvuelven   en   cada   uno    de    los   siete  rayos  estuvieran  despiertas, para que se desempeñaran en la mayoría de las situaciones o responsabilidades de su vida en forma consciente. Pero lamentablemente la mayoría actúa en corma mecánica, emocional e inconsciente. Eso se puede observar en los médicos, jueces, militares, orientadores religiosos, otros.

Desde el punto de vista del DESPERTAR, de nada sirve hacer el bien, ayudar a otra nuestros semejantes o cumplir con nuestras responsabilidades  en la vida, si no lo hacemos de manera consciente o despiertos.

 

NOTAS:

1-Aunque se dice que cada persona del plano físico posee una característica o rayo  vinculado al tipo de actividad o  responsabilidad  que debe cumplir para servir al perfeccionamiento o al proceso de evolución del  plan general de la creación; los Rayos, también son canales  energéticos utilizados por los Maestros y seres de luz, para transmitir orientación, consolación, armonía  y diversos tipos de ayuda espiritual, al  cuerpo causal de los encarnados. 

2- Normalmente resulta fácil identificar a una persona cuando pertenece a un solo rayo, sin embargo,  en algunas oportunidades un individuo puede pertenecer a un rayo en primera instancia y tener a la vez gran influencia de otro rayo.

2-Es importante indicar, que el rayo de actividad de los espíritus, lo determina el espíritu maestro o Thetan de acuerdo a sus necesidades de evolución.

 

Fuente: lbro losdespiertos, capítulo # 7

 

ENLACES RELACIONADOS:

1-Qué es el Tethán, haga un clic AQUI