encabezado

 

MENÚ PRINCIPAL

BOLETIN # 32

PARA EL ESPÍRITU, QUE ES LO QUE SIGNIFICA REALMENTE LA VIDA  EN  EL PLANO FÍSICO

El ser humano es una  triada perfecta de cuerpo, mente y espíritu.  El espíritu es la parte verdadera, lo que perdura después de la muerte del cuerpo físico. Lo que algunos identifican correcta o incorrectamente como  el espíritu es conocido también como el Yo superior, El ser Interno, el Yo verdadero, el alma (Término incorrecto) o como gustemos llamarla, para no entrar en mas detalles.
 
Para el hombre inconsciente y desconocedor de algunos misterios,  la vida en   el plano físico lo es todo, es lo único y prioritario, independientemente de que sea muy religioso o  no y aunque  crea firmemente en Dios, en el cielo o en el infierno.

La mayoría de las personas solo pueden   ver  la vida desde un ángulo muy  limitado o sea de acuerdo a lo que les  ofrece   el plano físico,  por eso se apegan tanto a las cosas materiales, no pueden comprender,  ni percibir  más allá de lo  que les muestra  sus cinco sentidos físicos.

Para Dios y para los espíritus Thetanes  encarnados o no  en un cuerpo  físico, la vida material,  no es más que un instante, una pequeña experiencia en su infinita trayectoria por la vida eterna. Ningún espíritu conciente desearía permanecer ligado de manera permanente a un cuerpo físico, por muy versátil y perfecto que este sea.

Para  los espíritus  no hay  casi diferencia   entre morir a los 20 o a los 80 años,  para ellos,  esa  diferencia de 60 años es solo  un período insignificante en la casi eterna vida del espíritu. Los  espíritus conscientes saben muy bien que  existen innumerables oportunidades de nuevas  y mejores vidas tanto en el plano físico como en los planos espirituales y la existencia del espíritu es más acogedora, versátil y productiva en los planos supra-físicos.

Que relevancia  tiene pasar por una pequeña y fugaz experiencia difícil y con muchas limitaciones en una de las múltiples encarnaciones del  plano físico,  cuando por ley de compensación, vendrán nuevas y mejores oportunidades, en el  futuro.

De que sirve tenerlo todo y vivir una experiencia placentera y feliz en el plano físico, cuando no se comprende el verdadero sentido y objetivo de la vida. La razón de la existencia de los espíritus una vez que se separan del Eterno son dos: 1-tener una experiencia individualizada de vida y 2-cumplir con una función específica dentro un plan general del Supremo.

Todo lo que nace o surge a lo largo del tiempo, tarde o temprano debe morir, esa es una ley inmutable de la que nadie se salva. Lo único eterno es el espíritu, el cual es un fragmente del Dios Todo Poderoso, por  tanto, para el espíritu, mientras más temprano la ley del karma le permita  desencarnar, mas rápidamente se libera de la cárcel que representa el cuerpo físico.

No es que desde el ángulo de los planos superiores  no se valore la extraordinaria trascendencia de la vida  en el  plano físico, si no, que esta es tan fugaz  con relación a la vida en los planos supra-físicos, que necesariamente pierde algo de importancia debido a su indiscutible limitación y en comparación a las características de la vida del mundo espiritual.

Indiscutiblemente el plano físico es  una parte importante dentro del plan Divino, que le permite a los espíritus encarnados atravesar por una experiencia muy necesaria dentro de su proceso de evolución.

Algunos de los objetivos   de la vida en el plano físico son: aspirar o buscar el bienestar, la felicidad, conocimiento personal o colectivo y para  experimentar vivencias  que no se pueden tener en los planos supra-físicos,  pero con plena conciencia de nuestra existencia o de lo que verdaderamente somos, para cumplir con el principal objetivo de la vida, el cual es servir y contribuir al mejoramiento del plan general divino.

Mientras el espíritu no se haga auto consciente en el plano físico, no le sirve realmente a nadie: ni a Dios, ni a la creación,  ni a sus  semejantes, ni a él mismo.

Mientras la mente reactiva, los múltiples traumas y el ego sean los que predominen en un individuo, resulta imposible que el espíritu se haga auto-consciente.

Desde los planos espirituales no se ve la muerte del cuerpo físico  como algo lamentable, terrible  o una pérdida irreparable. Desde los planos espirituales la muerte del cuerpo físico se ve como una    liberación del espíritu de la carne. Recuerde el refrán que dice: "El sabio no se entristece ni por los vivos ni por los muertos".

La vida y la muerte del cuerpo físico, podrían verse como una experiencia muy traumática, trágica, dramática y  dolorosa, cuando las cosas se ven solamente desde el ángulo del plano físico.  Por eso también, es  necesario   aprender a ver la vida, desde la  perspectiva de los diversos  planos espirituales y utilizando la mente analítica.   Ir a mente analíca.