Las creencias y la felicidad,


Inicialmente nos oponíamos y combatíamos directamente todas  las falsas creencias y a los múltiples paradigmas enraizados en la psiquis de los humanos, ya que ellas provocan un estancamiento en el proceso evolutivo trascendente de las personas, impidiendo un adecuado renacimiento en el mas allá (Ver enlace # 3 sobre este tema) Pero finalmente hemos llegado a reconocer la gran importancia de algunas de estas creencias, para atender las necesidades de  felicidad, tranquilidad y armonía de los humanos, aunque algunas de dichas creencias sean absurdas e irracionales.

Recordemos que uno de los objetivos de la vida, aparte de poder trascender por medio de un esplendoroso renacimiento en el más allá, es tratar de ser felices y ayudar a los demás a que también sean felices. Por lo tanto, no es del todo conveniente intenta modificar en forma drástica y generalizada algunas creencias religiosas en las personas, sino no se va a suministrar al mismo tiempo un sistema apropiado que ayude a superar de manera positiva, coherente y progresiva tales creencias. Dicho sistema debe ensañar a cada quien la forma de utilizar  su mente analítica superior, para que pueda mejorar su capacidad de comprensión por medio de una ampliación de  su decodificador cerebral.

No es del todo conveniente destruir todas las creencias de un mortal que no va a tener la oportunidad de comprender conceptos e ideas de mayor trascendencia. Sobre todo si se tratada de creencias religiosas, que en algunos casos ayudan a que las personas tengas una esperanza positiva y sencilla sobre la vida en el más allá y de esta manera se sientan más tranquilos y felices.

No resulta muy apropiado quitarle a una persona la plataforma sobre la cual toda la vida ha estado parado, si no se le va ayudar a tener un mejor nivel de comprensión de los diversos misterios de la vida, ya que eso le provocaría una gran confusión, desasosiego, temor e infelicidad. El descubrimiento inapropiado de las falsas creencias, sin la preparación adecuada, por lo general, podría provocar más confusión y convierte a las personas en seres resentidos, inadaptados, mezquinos, insatisfechos, crueles e Indiferentes ante las principales necesidades de sus semejantes.

Las enseñanzas de algunas doctrinas religiosas  basadas en un premio y castigo, generan crencias muy poderosas y difíciles de erradicar. Intentar eliminarlas de manera drástica puede provocar incluso cierto tipo de trauma. Puede resultar peligroso quitarle a una persona las creencias de la existencia de  un cielo, infierno, de un diablo, la subjetiva importancia de la salvación de su  alma. De indicarle sobre la falcedad de los milagros, del engaño de la profecías, la poca veracidad de algunos mitos y leyendas narrados en algunos libros sagrados, la posibilidad de la vida eterna y la existencia de un Dios amenazador y vengativo,   que se inmiscuye en las más pequeñas e insignificantes actividades del hombre.  

Sería conveniente analizar la frase que se le atribuye al maestro Jesús que dice: NO DARLE PERLAS A LOS CERDOS, Esta frase está relacionada con el concepto que tratamos de explicar en este pequeño boletín. Una manera de comprender mejor su significado, consiste en aceptar la inconveniencia de cambiar la forma de penar de las personas, que no están lo debidamente preparadas para dicho cambio.

Esta frese pareciera ser algo arrogante y despreciativa hacia las personas ignorantes o que no tienen el nivel de consciencia adecuado para comprender algunos misterios. Sin embargo su significado es más profundo del que parece.

Debido a que nunca se entendió el verdadero significado de esta famosa frase de Jesús, es que se   ha interpretado de diversas maneras e incluso ha sido modificada a lo largo de los años. En algunos libros  del evangelio de Mateo 7.6, esta frase fue remplazada por las siguientes frases: “No darle santos a los cerdos”  “No darles margaritas a los cerdos” “No darle santos a los perros”

Nadie en su sano juicio debe de estar de acuerdo con la eliminación drástica de algunas creencias de tipo religioso, aunque sean falsas, descabelladas y absurdas, ya que por lo general ellas le brinda seguridad, confianza y felicidad a los creyentes.  En la mayoría de los casos tales creencias no son del todo malas. Lo malo es cuando algunas personas se tornan fanática de tales creencias y provocan un estancamiento en su proceso evolutivo espiritual y tratan de imponer a los demás tales creencias.

Resulta muy inconveniente  intentar imponer a la fuerza a otros grupos o personas, las propias creencias, sobre todo cuando tal imposición de tales creencias provoca algún daño físico, moral o psicológico a otras personas.

La eliminación de las falsas creencias debe de ser el resultado de un proceso de cambio espontáneo y natural de cada persona. Para ello, lo que sí se puede hacer es enseñarle a las personas la forma en que pueden ampliar su decodificador cerebral y al mismo tiempo ofrecerle alternativas de comprensión y explicaciones complementarias sobre los diversos misterios de la vida, para que a medida que un individuo se vaya haciendo MAS CONSCIENTE, pueda remplazar sus viejas ideas por conceptos más coherentes y superiores.

Resulta muy ingenuo tratar de remplazar una creencias por otra igual o peor. Lo importante es enseñar a las personas a incrementar su nivel de comprensión y para ello es necesario que cada quien pueda ampliar su decodificador cerebral para mejorar  su capacidad de comprensión. Recomendamos ver el enlace # 2, Haga un clic AQUÍ.

 

Enlaces relacionados.

1-Que es el decodificar cerebral.   Haga un clic AQUÍ. boletín # 43

2-Ejercicios para ampliar el decodificador cerebral
    -La Meditación, Haga un clic AQUÍ. Boletín # 34
    -Respiración diafragmática, Haga un clic AQUÍ.  Boletín# 130
    -Trasmutación de la energía sexual. Haga un clic AQUÍ. Boletín# 130

3-Que es el renacimineto? Ver boltin # 128-9 o Haga un clic AQUI.

4-Darle margaritas a los cerdos, veamos el siguiente párrafo extraido de un artículo de Wikipeda.

 “La famosa expresión ‘darle margaritas a los cerdos’ también tiene una peculiaridad debido a un error de traducción. Dicha frase, cuyo origen es una cita bíblica (Mateo, 7:6), se utilizaba para explicar cómo se pueden desperdiciar cosas buenas en personas que no lo merecen.

En realidad, hubo un error de traducción al castellano, ya que la palabra original no era margarita sino la griega margaron, cuya traducción literal es perla.

Es en ese error donde se origina el uso en la lengua española de dicha expresión y de ahí que se popularizase como ‘darle margaritas a los cerdos’, en lugar de la más acertada ‘darle perlas a los cerdos’, mucho más ajustada al significado original, pues, desde luego, es un mayor desperdicio.

La expresión se popularizó de tal forma que muchas fueron las personas que utilizaban el término ‘margarita’ para referirse a las perlas, algo que hizo que con los años la propia RAE acabase admitiendo ambas palabras como sinónimas.

Cabe destacar que el mencionado ‘margaron’  es también el término que el químico francés Hyppolyte Mège-Mouriès,  utilizó en 1869 para dar nombre a su invento: ‘la margarina’, debido al color nacarado de dicho producto, que le recordaba al de una ‘perla’. “

Fuente:   https://blogs.20minutos.es/yaestaellistoquetodolosabe/tag/darle-perlas-a-los-cerdos/

5-Recordemos también la frase de Matero 13-9, que dice: "Todo el que tenga oídos para oír, que escuche y entienda". Solo los que han DESPERTADO y han logrado ampliar su decodificador cerebral tendrán la capacidad de Ver y escuchar.