encabezado

menu principalpágina principa

IMPORTANCIA DEL DESPERTAR PARA RENACER EN EL MÁS ALLÁ


UNA REFLEXIÓN IMPORTANTE QUE TODOS DEBIERAMOS HACERNOS, RELACIONADA A NUETRO POSIBLE RENACIMIENTO EN EL MÁS ALLÁ, BÁSICAMENTE CONSISTE EN HACERNOS DOS PREGUNTAS.


Preguntas:

1-¿Quién se acordará o que será de la existencia, por ejemplo, de un fragmento espiritual que  encarnó hace 1900 años (A principios de la era cristiana)  como una simple ama de casa en el cuerpo de Margarita  y cuyo Thetán ha retornado con nuevos fragmentos espirituales diferentes al plano físico, unas 25 veces a lo largo de los últimos 20 siglos?

2-¿Que será del fragmento espiritual  de Margarita, que al desencarnar se integró y se fundió en la sustancia de su Thetán,  que fue  una mujer de buenos sentimientos, responsable, una esposa fiel y abnegada con sus hijos y con toda su familia, que no se destacó en ninguna activad del plano físico y que además, no tuvo la oportunidad de hacerse auto consciente (Despertar) y por lo tanto todo lo que hizo fue bajo la influencia de su estructura psicológica, su alma fragmentada o mente? .Sin lugar a dudas Margarita, cumplió en gran medida con la misión que le asigno su Thetán en aquella oportunidad, ayudando a su espíritu maestro (Thetán) a tener un conjunto de experiencias importantes, pero eso fue todo, no lo ayudo a trascender ni a evolucionar espiritualmente.

Respuestas:

1-Lamentablemente y prácticamente MARGARITA, ya no existe en los tiempos actuales, todo el recuerdo de su vida se encuentra ciertamente en la memoria conceptual de su espíritu maestro o Thetán, pero a estas alturas de siglo XXI y desde mucho antes, ya nadie se acuerda  de ella y como no se destacó en ningún tipo de actividad y menos aún DESPERTÓ o se hizo auto consciente, ayudando en esa forma a que su Thetán evolucionara, difícilmente su Thetán se verá forzado producir un renacimiento de su fragmento espiritual.

2-Margarita existió prácticamente como un animalito inteligente, muy amable, responsable, cariñosa, pero todo lo hizo de manera inconsciente, sin darle oportunidad a que su espíritu (Fragmento espiritual) participara en las diversas actividades de su vida. Esto es lo que sucede con el 98 % de las personas, independientemente de cual sea la religión que practiquen. Como dice el Dalai Lama: la inmensa mayoría de las  personas: “Viven como si nunca afueran a morir y muren como si no hubieran vivido”.  

CONCLUSIÓN:

Nadie nos puede garantizar que nuestro parientes y amistades nos recordarán de manera indefinida después que hayamos muerto, sobre todo si no fuimos ni ricos ni famosos, sin embargo, a continuación presentamos dos maneras de asegurar nuestro renacimiento en el más allá:  

1-Convertirnos en personas famosas y altamente destacadas para que la historia nos recuerde como: santos, héroes, inventores, cantante famoso, compositor sobresaliente, músico, escritor, poeta, artista de las bellas artes, estadista o militar famoso, un gran científico, un deportista destacado, como un gran conquistador, un político o revolucionario distinguido, un educador abnegado, un gran filósofo, un referente de trascendencia, como una persona honorable, otros,  sin importar que hallamos o no despertado conciencia. De esta manera no solo nuestros parientes, sino además, la historia nos recordará de alguna manera.   

2-DESPERTANDO, para contribuir al proceso de evolución de nuestro espíritu maestro o Thetán. Despertar en activar nuestra mente analítica, es hacer que nuestro espíritu tome la batuta de nuestra vida. Desde el punto de vista del principal objetivo de la vida, es necesario DESPERTAR para aprender a servir conscientemente.  De nada sirve hacer el bien y actuar siempre correctamente si no se hace conscientemente.

Según el DESPERTAR o actuar conscientemente es hacer que una fuerza o inteligencia interior superior, participe de todos nuestros actos. Además, se puede comentar que cuando se actúa conscientemente no se piensa o se teme, que lo que se hace o deja de hacer será merecedor de un premio, recompensa o castigo en el mundo físico ni en el más allá.

El DESPERTAR es lo que le da un verdadero sentido a la vida, es lo que le permite al espíritu cumplir con su misión en la vida de manera consciente. No solamente tiene un efecto extraordinario en el plano físico, sino además, su repercusión en los planos espirituales es de gran trascendencia, por ello el Espíritu Maestro o El Thetán lo valora de gran medida.

Por lo general el espíritu maestro o Thetán de cada quien renace automática y tibiamente en el fragmento espiritual  que participó en su última encarnación, aunque dicha encarnación  no se halla destacado  o lo haya ayudado a evolucionar. Pero también es cierto, que muchas veces, cuando El Thetán no ha despertado en el plano físico, se mantiene completamente neutro, como un haz de luz, sin adoptar específicamente ninguna de las identidades de sus encarnaciones anteriores. Algunos opinan que eso se debe a que, para  el espíritu, es más importante despertar o hacerse auto-consciente en el plano físico que en los planos espirituales.

Para DESPERTAR solo se requiere de cuatro pasos. Haga un clic AQUÍ.

Motivación para DESPERTAR o hacernos auto-conscientes

1-Se comenta que hacer actos de recuerdo de Si o mantenernos conscientes o DESPIERTOS es muy difícil, ya que fácilmente nos olvidamos de nosotros mismos y es muy cierto, pero ello se debe básicamente a que no hay suficiente motivación o no captamos la trascendental importancia del DESPERTAR para garantizar nuestra continuidad y renacimiento en el más allá.

2-Si se comprendiera que después de la muerte, es muy probable que el espíritu pierda su individualidad casi permanentemente y que la única manera de que eso no ocurra es DESPETANDO o manteniéndonos conscientes de momento en momento y de instante en instante mientras estemos encarnados, esa sería indiscutiblemente la mejor motivación para hacernos auto-conscientes o despiertos.

3-Recordemos que seguiremos existiendo como espíritus en el más allá mientras nuestro Thetán se sienta motivado a adoptar la identidad del espíritu desencarnado o sea cuando se produce el renacimiento del espíritu. Pero eso ocurrirá principalmente y con mucha frecuencia cuando: 1-El fallecido sea recordado con emoción abnegación, tal como lo hace una madre con su hijo muerto, 2-Cuando el fallecido se destacó en el plano físico en algún tipo de actividad, convirtiéndose en un personaje famoso  o 3-Principalmente cuando ayudó a que el Thetán evolucionara  o sea cuando se mantuvo consciente, o DESPERTÓ mientras estuvo encarnado.

4-Confeccione su propio árbol genealógico, para que sus descendientes tengan la oportunidad de conocerlo y recordarlo. En los tiempos modernos es relativamente fácil encontrar en internet un programa gratuito para crear árboles genealógicos atractivos y altamente descriptivos. Pensemos en lo siguiente: que tristeza la de nuestros abuelos y tatarabuelos, que no fueron ni ricos ni famosos (Y tampoco despertaron) que trabajaron duro para formar una familia y contribuir con su grano de arena al desarrollo de nuestro país y en la actualidad nadie los recuerda, es como si no hubieran existido, que no le pase eso a usted. Tengamos presente que cuando alguien nos recuerda después que hayamos  fallecido, renacemos en los planos supra-físicos. Recordemos también lo que dijo el gran filósofo romano Marco Tulio Cicerón "La vida de los muertos perdura en la memoria de los vivos".

 

Repetimos nuevamente, para DESPERTAR solo se requiere de cuatro pasos. Haga un clic AQUÍ.