<% sPage = "Login.asp" if Session("Usuario") = "" then response.redirect(sPage) end if %> Bienvenidos al sitio de Los Despiertos!
 

SIDARTA GAUTAMA ( El Buda)

Sidarta (c. 563-c. 486 a.C.), fundador del budismo, nacido en el parque Lumbini cerca de Kapilavastu, en la actualidad Nepal, cerca de la frontera india. El nombre de Gautama Buda, por el que se conoce al Buda histórico, es una combinación del nombre de su familia, Gautama, y el epíteto Buda, que significa "el iluminado". A pesar de todos los esfuerzos, las fechas de su nacimiento y muerte siguen siendo dudosas. Las diversas fuentes budistas están de acuerdo en que vivió 80 años, pero no sobre las fechas concretas. Los países modernos del budismo theravada sitúan su nacimiento en el año 623 a.C. y su muerte en el 543 a.C., pero estas dataciones son rechazadas por la mayoría de los historiadores occidentales e hindúes. Las fuentes antiguas ofrecen dos cronologías diferentes: la cronología larga, basada en fuentes cingalesas, que sitúa el nirvana final de Buda alrededor de 218 años antes de la consagración del rey Asoka (c. 273 a.C.); y la cronología breve, avalada por todas las fuentes chinas y sánscritas, que datan la muerte de Buda 100 años después de la consagración de Asoka.

Pongamos gran atención a las elocuentes y sabias palabras del Colombiano, médico psicoanalista “Fernando Luis Gomes” especialista en estudios pedagógicos .

“Durante 25 siglos, la enseñanza de Sidarta Gautama, el Buda, ha insistido en que todos los seres humanos tienen una naturaleza búdica (es decir, compasiva, meditativa, moral y sabia) innata, por el simple hecho de haber nacido humanos. El asunto es despertarla, darse cuenta, hacerla consciente. Eso es todo. Aunque el budismo sigue siendo visto como una religión oriental, o como una moda orientalizante, o como una escuela de esoterismo y misticismo, o como una escuela filosófica pesimista, el estudio y la práctica de la enseñanza budista no tienen nada que ver con el esoterismo, ni el misticismo, ni la nueva era, ni es una moda orientalizante, ni tiene nada de pesimista.  

Es cierto que la experiencia de la conciencia totalmente despierta ocurrió en el norte de la India en el siglo VI a.de C, cuando Sidarta Gautama se transformó en el Buda pero, una vez que se sale de la ignorancia y se le estudia un poco, es una experiencia humana completamente fisiológica y psicológica al alcance de cualquier ser humano. En el entrenamiento budista, el practicante trabaja con el cuerpo, la respiración y la mente que todos tenemos, ahora y aquí.  

Es más, recientes investigaciones científicas de médicos y psicólogos han demostrado que la iluminación búdica depende neurofisiológicamente de la desactivación de ciertas regiones del cerebro relacionadas con la angustia, el apego, el miedo, la tensión, y el temor, y de la activación de otras zonas cerebrales que tienen que ver con el equilibrio y la serenidad. Es, en pocas palabras, un estado natural del cerebro (materia) y la mente (energía). Los dioses despiertos somos nosotros . Esto es el aspecto inmanente de los divino en el hombre”

A  El Buddha le preguntaron en una ocasión
-¿Quién eres?  ¿Eres un Dios?
No, respondió El Buddha.
-¿Acaso un mago? Insistió de nuevo el hombre.
No, respondió de nuevo.
-¿Eres un ser humano?
No, contestó nuevamente.
¿Entonces quién eres?
Soy un despierto.


Extracto de la página WEB “Los dioses despiertos ”

 

 
©2005 Seminarios Roycar